Miliarios de Riocaldo

Integran esta área de recreo una serie de hitos viarios pertenecientes a la denominada Vía Nova o Vía XVIII , calzada que unía las ciudades de Braccana Augusta y Asturica Augusta.

Se trata de hitos construidos en la época de los romanos, situados en la frontera con Portugal, que servían para señalar las distancias a lo largo de la Vía XVIII. Piedras cilíndricas que sirven para marcar las distancias (en cada milla había un miliario), y muchos de ellos tienen inscripciones en las que se rendía culto a las divinidades y a las autoridades. El estudio de estas inscripciones permite comprender el grado de simbiosis entre las divinidades locales y las romanas. La existencia de numerosos miliarios en esta zona da lugar a discusión entre numerosos arqueólogos. Mientras que unos consideran que se debe a que en las proximidades existía un taller en el que se elaboraban, otros achacan su existencia al hecho de que al tratarse de una zona no muy habitada no hubo la necesidad de reutilizarlos en obras posteriores.

Cómo llegar

CAMINO NATURAL VÍA NOVA

El nombre de este camino proviene precisamente de esta vía, la Vía Nova o Vía XVIII romana, la cual unía Bracara Augusta (Braga) con Asturica Augusta (Astorga).

El primer tramo de esta vía, transcurre en este geodestino, desde Portela do Home (en la frontera con Portugal) a Santa Comba de Bande. Este camino coincide con el recorrido de la original Vía Nova, aunque no con su trazado exacto. Se trata de un sendero lineal que se puede recorrer andando o en BTT. Todo él tiene un alto interés paisajístico, etnográfico y arqueológico, por lo que es una excelente opción para conocer con más detalle este territorio.

A su paso descubriremos yacimientos arqueológicos como el Aquis Querquennis en Porto de Quintela (Bande), campamento romano ocupado del s. I a mediados del s. II y construido con el fin de vigilar la Vía Nova; o patrimonio como la Iglesia de Santa Comba de Bande, pequeña iglesia visigótica de la segunda mitad del siglo VII y la única de este periodo que se conserva en su integridad.  A ella se trajeron las reliquias de San Trocado (discípulo del Apóstol Santiago), a quien estuvo dedicada.

Es sin duda una ruta idónea para disfrutar de la naturaleza y el paisaje, además de conocer los valiosos recursos de este territorio.

Experiencia Arqueológica

El legado romano está muy presente en este territorio. A cada paso, el rico patrimonio heredado de la presencia de Roma en estas tierras surge en combinación con unos destacables valores naturales y paisajísticos. El agradable recorrido que nos acerca a estos rincones, reviviendo los itinerarios históricos por la sierra de O Xurés, que dan paso a Portugal, hasta Celanova.

Vía Nova XVIII

Incluida en el “Itinerarium Antonini” con la mención de “ Item alio itinere a Bracara Asturica”, la vía XVIII o Vía Nueva fue mandada construir entre los años 79 y 80 d. C. por el legado de la provincia C. Calpetanus Rantius Quirinalis Velerius Festus, durante el mandato de Domiciano y su hijo Tito. Su propósito, unir las importantes ciudades de Bracara Augusta (Braga) y Asturica Augusta (Astorga), con un total de douscentas quince millas de distancia, unos 300 km. A Vía Nueva adentrase en Galicia cruzando las tierras de Bato en Portugal por el lugar de “Portela del Home” en el Ayuntamiento de Lobios y continúa su trazado por el Ayuntamiento de Bande en dirección a Sainza (Calvos de Randín).

El programa estatal de Caminos Naturales recuperó parte del trazado de la Vía XVIII convirtiéndola en una ruta de senderismo que también se puede ciclar o mismo recurrir a caballo.

Ver ruta

Miliarios

Las vías romanas se señalizaban mediante miliarios, unos cilindros de piedra de entre dos y cuatro metros de altura y unos 50-80 cm de diámetro, que se hincaban en los bordes del camino, igual con los modernos mojones kilométricos de las carreteras actuales. Cada mil “passum” romanos, una milla (1.481 m), pero en la Vía Nueva, los estudios confirman que las millas varían entre 1.480 a 1.850 metros aproximadamente.

Al ancho de la Vía Nova fueron descubiertos cerca de 300 miliarios, la mayor cantidad de restos de todas las vías del Imperio romano. Muchos desubicados de su lugar de origen, reutilizados en muros de hincas, casas, alpendres y otras construcciones. Una de las mayores concentraciones aparece precisamente en Portela del Home (Lobios).

Leer másCómo llegar

Aquis Originis

En esta mansio, las excavaciones actuales nos dejan distinguir lo que era una cocina y la zona termal. También tiene hipocausto, un sistema de calefacción que hacía circular el aire caliente por canalizaciones bajo el suelo, utilizado sobre todo en las termas del Imperio.

Leer másCómo llegar

Corga da Fecha

Las “corgas” son corrientes de agua que bajan de los montes. En el territorio “corga” es un término muy utilizado, siendo numerosos los ejemplos de riachuelos que caen por las paredes graníticas de la sierra de O Xurés.

El Fecha es un pequeño arroyo afluente del río Caldo. Fecha significa “arroyo” por lo que Corga da Fecha viene a designar algo así como “curso de agua del arroyo”. A su vez recibe aguas de otras corgas como Carballón, Curro o Revolta. Esta confluencia de aguas de montaña tiene singularidad estacional, siendo el invierno y la primavera el momento de mayor espectacularidad por el aumento de caudal.

A Corga da Fecha es llamativa. Más de doscientos metros de desnivel la convierten en una de las principales caídas de agua de Galicia. Diversos escalones en la roca van dejando caer el agua hacia el siguiente nivel en una sucesión de cascadas encadenadas.

Ver ruta

Los baños de Riocaldo

Singular complejo termal en las riberas del río Caldo y que ya era utilizado por los romanos por su contraste entre aguas frías y calientes. Un paseo fluvial cercano al Balneario de Lobios invita al paseo.

Cómo llegar

Aquis Querquennis

Se trata de un conjunto arqueológico que ejemplifica la importancia del legado romano en la zona. Localizado en Porto Quintela en la ribera del río Limia, se trata de un campamento militar de planta rectangular y gruesos muros. Dos de las entradas están recuperadas al igual que el cuartel general o Principia.

Cuenta con una serie de muros, vías interiores y canales de drenaje, si bien parte del yacimiento fue cubierto por las aguas del embalse de As Conchas (construido en 1949). Las excavaciones muestran una ocupación de unos cincuenta años (79 d. C. – 120 d. C.). Su posición en plena Via Nova parece indicar que actuó como base de operaciones de esta importante arteria. El complejo cuenta además con una mansio, (construcción vinculada al aspecto viario y que realizaba la función de lugar de descanso) y unas termas. Un moderno centro de interpretación permite un mejor conocimiento del yacimiento que es de acceso libre.

Leer másCómo llegar

Castromao

Se trata de un yacimiento arqueológico castreño, uno de los mejores ejemplos de la cultura castreña del Noroeste peninsular. Situado en un monte a 732m. de altitud, estuvo habitado desde el siglo VI a.C. hasta el siglo II d.C. por la tribu celta de los coelerni.

En las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en Castromao se han obtenido extraordinarios objetos, como el trisquel calado de Castromao (s. I a.C. – I d.C.), la figura zoomorfa, el tesorillo de monedas (63 denarios y 1 áureo) de época republicana e imperial, o la Tabula de hospitalidad, que ha permitido identificar a Castromao con la civitas de los coelernos, Coeliobriga.

Leer más Cómo llegar

Ponte Freixo

Cuando la Vía Nova XVIII pasaba por el campamento del Aquis Querquennis y llegaba a Celanova, se dividía un ramal que se adentraba hacia donde existen los restos del castro romanizado de Castromao para después dirigirse al valle del Arnoia, en dirección Ourense y luego a Lugo. La importancia de este posible ramal la atestigua la existencia de uno de los puentes romanos de Galicia por excelencia, el Ponte Freixo. Para vadear el Río Arnoia los romanos construyeron un gran puente de cuatro arcos.

La huella romana en este es espectacular: Sillares almohadillados en sus bases, arcos de medio punto, rasante horizontal, un ancho aceptable de la calzada, tajamares y un sinfín de marcas en los “opus cuadratum” que nos informan de su seguro pasado romano.

Leer más Cómo llegar