CASTROMAO, TERRITORIO DE LA TRIBU COELERNI

En las afueras de Celanova encontramos un yacimiento arqueológico castreño, Castromao. Situado a más de 700 m. de altitud, es uno de los mejores ejemplos de la cultura castreña del Noroeste de la Península Ibérica. En su etapa de apogeo, éste estaba amurallado por un cinturón de medio kilómetro de longitud. La tribu celta que vivía en él se denominaba coelerni, la cual estuvo allí desde el s. VI a.C. al s. II d.C.

Vista aérea de Castromao

Con la llegada de los romanos, se fue realizando el traslado de la población hacia las llanuras, de ahí una intensa ocupación rumana a los pies de la muralla. Precisamente la parte más excavada se encuentran entre las murallas, donde se encuentran varios grupos de viviendas, sobre todo circulares, y algunas de planta rectangular.

Entre los objetos obtenidos en las excavaciones arqueológicas se ha obtenido el trisquel calado de Castromao (s. I a.C.-I d.C.), la figura zoomorfa, el tesorillo de monedas (53 denarios y 1 áureo) o la Tabula de hospitalidad. Estas piezas se encuentran en el Museo Arqueológico Provincial de Ourense.

La visita a este castro es una oportunidad para disfrutar de un entorno al aire libre y conocer los vestigios de nuestro pasado.

Castromao

El yacimiento arqueológico de Castromao pasa por ser uno de los principales referentes de la cultura de los castros del Noroeste peninsular, tanto por su larga presencia en el tiempo (por lo menos desde el siglo V la. C. hasta el siglo II d. C), como por la riqueza documental que salió a la luz a partir de las sucesivas excavaciones e investigaciones que llevaron a cabo a lo largo del tiempo algunos de los más prestigiosos arqueólogos y historiadores de la historia contemporánea gallega.
Cómo llegar

Historia

En este Xeodestino encontraremos monumentos megalíticos, aldeas abandonadas y el testimonio del paso de los legionarios romanos por la calzada XVIII o Vía Nova; construcciones populares, como molinos, colmenas amuralladas, cabañas de pastores, hórreos, hornos comunales, caminos y cercados, que revelan el alma más creativa de sus pobladores.

Estamos en un lugar privilegiado para descubrir restos de nuestros ancestros. En la sierra de O Laboreiro se encuentra una de las mayores concentraciones de túmulos o mámoas de Europa y los dólmenes de Maus de Salas y Val do Salas bien merecen una visita. Durante la romanización este territorio conoció la construcción de la Via Nova, que unía Braga con Astorga, lo que propició que se erigiesen edificaciones civiles como el campamento militar Aquis Querquennis, en Bande, o la villa con funciones de posada viaria e instalación termal, Aquis Originis, próxima a los Baños de Riocaldo en Lobios.

Otra visita obligada es la iglesia visigótica de Santa Comba de Bande, del s. VII, única construcción que se conserva de un antiguo monasterio. La aldea de Cela en Lobios, con sus construcciones sobre bolos graníticos, y las Cortes da Carballeira en Entrimo son dos muestras de arquitectura popular que te recomendamos visitar. Celanova es tierra de poetas como Curros Enríquez o Celso Emilio Ferreiro, sin duda inspirados por la belleza del entorno.

La Plaza Mayor de Celanova está presidida por el majestuoso Monasterio de San Salvador, una de las joyas del barroco en Galicia. En los alrededores, el castro de Castromao y Vilanova dos Infantes, villa medieval con casas señoriales alrededor de una antigua torre. 

Explora nuestros lugares con mucha historia:

Ramirás

Desconocerá el viajero, de donde procede el nombre de Ramirás. Sin embargo, poco tendrá que adentrarse en este municipio para darse cuenta de que, orográficamente, Ramirás es sinónimo de valle. Un valle de suaves lomas que riega, camino del horizonte y el mar, el río Arnoia.

Un valle que tiene su atalaya preferencial en los altos de la sierra de Silvaoscura, con dos miradores preponderantes en su ladera: Las de San Paio dos Pitos y San Adrián, desde los que el viajero podrá contemplar en sólo un golpe de vista el curso del río y el más allá, pongamos por caso el coto Novelle, el coto de Trelle o Castromao, todos ellos vestigios de culturas ancestrales.

San Paio dos Pitos
San Paio dos Pitos

Cuenta, Ramirás, además, con alguna que otra leyenda que ayudan a acrecentar su atractivo. La primera y primordial tiene que ver con la fundación de su “mosteiro”, que hoy día nos regala en sobriedad el otro ejemplo de románico que se conserva en la comarca y que en otro tiempo fue solar de acogida para la antigua abadesa de Santa Comba de Bande, la monja Onega, coprotagonista de una historia “que primero fue lícita, a los medios fue deshonesta y a los fines escandalosa” con su amante Odoyno, y que bien pudiera ser trama argumental para una película.

Y por contar, cuenta incluso con la virgen de Guadalupe, en el rincón de Abeledo, al pie del río Arnoia. Así como con lo que queda de “La levada” de Paizás, un ejemplo de conducción acuífera, obra de los monjes de Celanova, y que da fe de la riqueza agrícola del valle.

Celanova

Desde lo alto de la Casa da Neve, Celanova se abre a los ojos del visitante como la ruta turística con mayor capacidad didáctica de Ourense, ofreciendo a la vez la placidez de una excelente geografía con la docente candidez de una historia que enseña sin molestarse.

Nada más y nada menos que cinco mil años son los que la humanidad ha dejado plasmados en el lienzo indeleble de una tierra que inspira, sobre todo, capacidad para el sosiego y la contemplación, para el paseo y la literatura, para la piedra y la palabra.

Claustro
Claustro barroco

El mito del neolítico en los petroglifos de Freixo. La reivindicación autóctona de la cultura castreña, en Castromao. La incruenta colonización romana reproducida en la Tábula y que deja paso al caminante sobre el Arnoia en Pontefreixo. El vacío de la época sueva. El revuelo de la Edad Media con sede en el mozárabe de San Miguel, en el burgo medieval de Vilanova o en el silencio secular de Milmanda. La lenta y poderosa evolución del monacato fundado por San Rosendo (“os dejo una obra maravillosamente edificada”). La historia y la leyenda entrelazadas en la Virgen del Cristal (ahora desaparecida). Y el salto a la modernidad de las tres culturas a las que acabaron dando voz los poetas… Todo ello convive hoy en un espacio que cabe en un pañuelo y que no puede responder a otro nombre que el de “Onde o mundo se chama Celanova”.

Experiencia Arqueológica

El legado romano está muy presente en este territorio. A cada paso, el rico patrimonio heredado de la presencia de Roma en estas tierras surge en combinación con unos destacables valores naturales y paisajísticos. El agradable recorrido que nos acerca a estos rincones, reviviendo los itinerarios históricos por la sierra de O Xurés, que dan paso a Portugal, hasta Celanova.

Vía Nova XVIII

Incluida en el “Itinerarium Antonini” con la mención de “ Item alio itinere a Bracara Asturica”, la vía XVIII o Vía Nueva fue mandada construir entre los años 79 y 80 d. C. por el legado de la provincia C. Calpetanus Rantius Quirinalis Velerius Festus, durante el mandato de Domiciano y su hijo Tito. Su propósito, unir las importantes ciudades de Bracara Augusta (Braga) y Asturica Augusta (Astorga), con un total de douscentas quince millas de distancia, unos 300 km. A Vía Nueva adentrase en Galicia cruzando las tierras de Bato en Portugal por el lugar de “Portela del Home” en el Ayuntamiento de Lobios y continúa su trazado por el Ayuntamiento de Bande en dirección a Sainza (Calvos de Randín).

El programa estatal de Caminos Naturales recuperó parte del trazado de la Vía XVIII convirtiéndola en una ruta de senderismo que también se puede ciclar o mismo recurrir a caballo.

Ver ruta

Miliarios

Las vías romanas se señalizaban mediante miliarios, unos cilindros de piedra de entre dos y cuatro metros de altura y unos 50-80 cm de diámetro, que se hincaban en los bordes del camino, igual con los modernos mojones kilométricos de las carreteras actuales. Cada mil “passum” romanos, una milla (1.481 m), pero en la Vía Nueva, los estudios confirman que las millas varían entre 1.480 a 1.850 metros aproximadamente.

Al ancho de la Vía Nova fueron descubiertos cerca de 300 miliarios, la mayor cantidad de restos de todas las vías del Imperio romano. Muchos desubicados de su lugar de origen, reutilizados en muros de hincas, casas, alpendres y otras construcciones. Una de las mayores concentraciones aparece precisamente en Portela del Home (Lobios).

Leer másCómo llegar

Aquis Originis

En esta mansio, las excavaciones actuales nos dejan distinguir lo que era una cocina y la zona termal. También tiene hipocausto, un sistema de calefacción que hacía circular el aire caliente por canalizaciones bajo el suelo, utilizado sobre todo en las termas del Imperio.

Leer másCómo llegar

Corga da Fecha

Las “corgas” son corrientes de agua que bajan de los montes. En el territorio “corga” es un término muy utilizado, siendo numerosos los ejemplos de riachuelos que caen por las paredes graníticas de la sierra de O Xurés.

El Fecha es un pequeño arroyo afluente del río Caldo. Fecha significa “arroyo” por lo que Corga da Fecha viene a designar algo así como “curso de agua del arroyo”. A su vez recibe aguas de otras corgas como Carballón, Curro o Revolta. Esta confluencia de aguas de montaña tiene singularidad estacional, siendo el invierno y la primavera el momento de mayor espectacularidad por el aumento de caudal.

A Corga da Fecha es llamativa. Más de doscientos metros de desnivel la convierten en una de las principales caídas de agua de Galicia. Diversos escalones en la roca van dejando caer el agua hacia el siguiente nivel en una sucesión de cascadas encadenadas.

Ver ruta

Los baños de Riocaldo

Singular complejo termal en las riberas del río Caldo y que ya era utilizado por los romanos por su contraste entre aguas frías y calientes. Un paseo fluvial cercano al Balneario de Lobios invita al paseo.

Cómo llegar

Aquis Querquennis

Se trata de un conjunto arqueológico que ejemplifica la importancia del legado romano en la zona. Localizado en Porto Quintela en la ribera del río Limia, se trata de un campamento militar de planta rectangular y gruesos muros. Dos de las entradas están recuperadas al igual que el cuartel general o Principia.

Cuenta con una serie de muros, vías interiores y canales de drenaje, si bien parte del yacimiento fue cubierto por las aguas del embalse de As Conchas (construido en 1949). Las excavaciones muestran una ocupación de unos cincuenta años (79 d. C. – 120 d. C.). Su posición en plena Via Nova parece indicar que actuó como base de operaciones de esta importante arteria. El complejo cuenta además con una mansio, (construcción vinculada al aspecto viario y que realizaba la función de lugar de descanso) y unas termas. Un moderno centro de interpretación permite un mejor conocimiento del yacimiento que es de acceso libre.

Leer másCómo llegar

Castromao

Se trata de un yacimiento arqueológico castreño, uno de los mejores ejemplos de la cultura castreña del Noroeste peninsular. Situado en un monte a 732m. de altitud, estuvo habitado desde el siglo VI a.C. hasta el siglo II d.C. por la tribu celta de los coelerni.

En las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en Castromao se han obtenido extraordinarios objetos, como el trisquel calado de Castromao (s. I a.C. – I d.C.), la figura zoomorfa, el tesorillo de monedas (63 denarios y 1 áureo) de época republicana e imperial, o la Tabula de hospitalidad, que ha permitido identificar a Castromao con la civitas de los coelernos, Coeliobriga.

Leer más Cómo llegar

Ponte Freixo

Cuando la Vía Nova XVIII pasaba por el campamento del Aquis Querquennis y llegaba a Celanova, se dividía un ramal que se adentraba hacia donde existen los restos del castro romanizado de Castromao para después dirigirse al valle del Arnoia, en dirección Ourense y luego a Lugo. La importancia de este posible ramal la atestigua la existencia de uno de los puentes romanos de Galicia por excelencia, el Ponte Freixo. Para vadear el Río Arnoia los romanos construyeron un gran puente de cuatro arcos.

La huella romana en este es espectacular: Sillares almohadillados en sus bases, arcos de medio punto, rasante horizontal, un ancho aceptable de la calzada, tajamares y un sinfín de marcas en los “opus cuadratum” que nos informan de su seguro pasado romano.

Leer más Cómo llegar